Vertiginosa, la vida actual nos impone una lectura rauda y eficiente de la realidad. Nos demanda —igual que antaño— la producción de signos que den sentido a nuestro paso por el mundo. Signos que han ido cambiando a lo largo de la historia, del crucifijo como símbolo del poder redentor de una humanidad cerrada y concentrada, al ready-made de Duchamp, capaz de demostrar que cualquier cosa puede transformarse en otra completamente diferente. Las épocas van imponiendo los signos vitales en los cuales abrevar sentido: la nuestra, abierta a la experimentación, la traslación, el movimiento, inventa el cine mudo, el disco, la radio, el cine sonoro, la televisión, y posteriormente la computadora y la internet.

En resonancia con la edición número 26 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, Luvina revisa varios aspectos que nos plantea el séptimo arte en relación con el imaginario de la literatura. El hilo dramático de las historias contadas en ambos géneros se va gestando en situaciones en las que los personajes se encuentran, se confrontan, dentro de una trama evolutiva que cuenta con la impaciencia y la complicidad del espectador-lector. Cine y literatura comparten una relación secreta entre las imágenes, a través del ritmo secuencial y la dimensión de los planos. El resultado es la cercanía con la vida, con su verosimilitud, un alejarse de lo real para regresar en permanencia.

También este lenguaje sin límites, movimiento hacia el envés de lo conocido, nos lleva al tema de lo urbano, la ciudad como frontera de las posibilidades humanas, la ciudad como vínculo hacia lo irreal. Luvina hace vértice con la Feria del Libro en Español de Los Ángeles (Léala), a través de las mejores plumas de esta ciudad candente, con textos literarios urdidos en lenguaje tan móvil como el del cine, logrando traer el mundo de alrededor, lo lejano e innombrable. Y volverse literatura que al mismo tiempo es imprevisible e inmutable.

Con este número comenzamos las celebraciones por los quince años de Luvina, tiempo durante el cual se ha consolidado como un referente indispensable en la literatura hispanoamericana.

Descarga Luvina en versión PDF

Te recomendamos disfrutar LUVINA en su versión impresa, pero si lo prefieres aquí puedes descargar la versión digital.

DESCARGAR LUVINA 62

En este número: