Concurso de microrrelato: “El género en la vida cotidiana” / 1er lugar

Concurso de microrrelato
"El género en la vida cotidiana"
Organizado por el Centro de Estudios de Género
de la Universidad de Guadalajara
como parte de los festejos de su XX aniversario

1er. Lugar
Título: “Susana San Juan”
Nombre completo: Fidel García Reyes
Pseudónimo con el que participó: Luis Zapata

Susana San Juan
No pudo dejar de sentir lástima por esos cuerpos que ocultos en la oscuridad practicaban felaciones y penetraciones a destajo. Escuchó los quejidos, los jadeos. Avanzó a lo largo del callejón mientras escuchaba el repiqueo de las campanas. Amanecía. Le llegó el olor a cerveza y a orines. Sintió náuseas. Vomitó con cuidado para no mancharse el smoking. Mientras se limpiaba escuchó una voz suave, femenina. ¿Qué buscas, catrín? Busco a mi padre. Se llama Jerónimo. Está ciego. Creo que por aquí lo conocen como Susana San Juan. Tu padre está ocupado. ¿Dónde está? Eso te lo digo sólo si me invitas un trago. Escuchó el taconeo de la mujer avanzar hacia él. Ella extendió el brazo. Él lo tomó con fuerza. No tengo tiempo para pendejadas, dime dónde está. Lo rodearon cuatro travestis. Uno de ellos lo apuntó con un arma. Calmadito, papacito. Él sacó su cartera. Les entregó todo el dinero. En la semioscuridad vio sus rostros pintarrajeados, hermosos. La mujer se guardó de prisa los billetes. Y que conste que no te perdemos el respeto nomás porque eres hijo de la Susana. Dijo uno de los travestis. Está por allá, detrás del muro. Él no dijo nada más. Se encaminó a buscar a su padre. Apenas lo reconoció. Usaba el mismo vestido con el que había salido de casa hacia ya cinco días. Lo vio por unos segundos. Estaba acompañado. No llevaba maquillaje. Estaba descalzo. Él se recargó en el muro y recordó el día cuando su padre, a él, a su hermana y su madre les dijo que, aunque no era homosexual, le gustaba vestirse de mujer. Aquella misma noche que, cuando su padre se quedó dormido, su madre le sacó los ojos y luego se suicidó. A partir de entonces, el viejo había tenido pocos días buenos. En eso pensaba él cuando el sonido de las campanas lo trajo a la realidad. Se sentó a su lado. La mujer que lo acompañaba le pasó la botella. Hoy a las nueve se casa Mariana, dijo él. Quiere que la entregues en la iglesia. Por eso vine a buscarte. Susana sonrió.

Fidel García Reyes Guerrero, México, 1987.  Estudió la Maestría en Estudios de Género en el Colegio de México. Sus trabajos han sido publicados en revistas y antologías mexicanas.

 

 

Comparte este texto: