Concurso de microrrelato: “El género en la vida cotidiana” / 2o. lugar

Concurso de microrrelato
"El género en la vida cotidiana"
Organizado por el Centro de Estudios de Género
de la Universidad de Guadalajara
como parte de los festejos de su XX aniversario

2do. Lugar

Título: “Valquiria”
Nombre completo: Luanna Mirella de Souza Barbosa
Nombre artístico: La Iguana
Pseudónimo con el participó: MorganaIntensex

Valquiria
Molesta por el olor a cigarro que impregnaba la casa, Valquiria se puso su bata. Bajó las escaleras y tomó una taza de café. Se sentía fatal –tenía muchos compromisos, y los años le pesaban como las naranjas maduras al árbol. Gastaba gran parte de su dinero en medicamentos. Era lo malo de volverse grande. Sin embargo, estaba contenta porque era el día de la presentación del libro de su amigo. Ella había escrito el prefacio.
Tenía que comprar el pescado para preparar la comida. Podría ponerse solamente un vestido, pero no podía salir así nada más. Media hora cuidando los detalles del maquillaje era lo mínimo para ir decentemente al supermercado que estaba en la esquina. Sombras en tono color plata, rubor, pintura labial, aretes, collar, bolsa. Valquiria siempre salía triunfante. Pensaba en los debates con las transgéneros del fórum -en la eterna lucha entre las que ya no traían nada entre las piernas y los elementos traicioneros y que eran la vergüenza del grupo, como ella. Debía apurarse– tenía un paciente a las dos, y a las cuatro llegaría su nieto.
Mientras picaba la cebolla, Valquiria se dio cuenta de que tocaban a su puerta. Se había adelantado su nieto, pensó. Pero era el cartero.

  1. ¿Te pintaste los pelos? – le preguntó el cartero.
  2. No, yo tengo los pelos blancos desde los veinte años.
  3. Entonces ¿quién es la señora que me recibía diario? ¿Tu hermana?
  4. No, es mi mujer.
  5. Ah, bueno. Pero hoy día es normal. Hasta en las telenovelas se ve. Y nadie mejor que una mujer para comprender a la mujer, ¿verdad?

El cartero se fue sonriente, pero desconcertado. Valquiria pensó -no se imagina que no abandoné a mi mujer tras convertirme en mujer. Cerraba el portón cuando vio que Clarice llegaba de sus dos días de vacaciones en la playa, con un cigarro entre los dedos.

 

Luanna Mirella de Souza Barbosa: Doctoranda en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara; especialista en salud mental y en género. Actualmente está finalizando su tesis doctoral sobre las muxes de Juchitán, Oaxaca. Autora de dos novelas en portugués. 

 

 

Comparte este texto: