Concurso de microrrelato: “El género en la vida cotidiana” / 3er lugar

Concurso de microrrelato
"El género en la vida cotidiana"
Organizado por el Centro de Estudios de Género de la Universidad de Guadalajara
como parte de los festejos de su XX aniversario

3er. Lugar

Título: “El condenado”
Nombre: Palencia González Michel
Pseudónimo con el que participó: Yesvel

El condenado
A veces ganarse la vida es muy difícil, y muchas personas, como yo, nos vamos por el camino más fácil. No es como si yo lo hubiera escogido, planeaba ser escritor, pero la verdad es que siempre odié leer, entonces un día, iba caminando por la calzada de Tlalpan en México DF, de noche, y me quedé observando por casi una hora a una mujer prostituta, que recibía dinero, ¡Todas!, un montón de dinero, sus rostros estaban sonrientes y deslumbrantes, algunos eran hombre que llevaban faldas, y fue entonces que encontré el oficio perfecto, el más fácil. Esa semana, me dediqué a comprar pelucas y ropa de mujer que me quedara, mi cara era fina, y mi cuerpo delgado, y un día salí, de noche, y me plantee en Tlalpan, un señor se acercó a mí, subí a su auto y me llevó a su casa. Fue una noche muy extraña, aborrecí el dolor que se sentía, no comiencen a suponer que yo era gay, en cuanto sentí su miembro dentro de mi cuerpo, sentí náuseas, ganas de salir corriendo y arrepentirme de todo, odié a aquel señor gordo y feo, pero cuando terminó, recibí el dinero, era la primera vez que en mis manos había tenido tanto dinero. Entendí por qué el rostro de las prostitutas siempre estaba radiante, no era el sexo, sino el dinero.
Esa noche, las imágenes que viví llegaron a mi mente, me odie a mí mismo, al verme al espejo me daba asco. En esa semana, cuando salía a las calles y sentía un mínimo rozón de un hombre, me daban ganas de salir corriendo, pero era de esperar que el dinero no me durara para siempre. ¿Qué iba a hacer entonces? Un hombre solo como yo, sin profesión, sin amigos ni familia, sin nada en el mundo, con un méndigo cuartucho, ¿No me quedaba alguna otra solución? Y si había una respuesta positiva, no quise buscarla, por lo que volví a salir esa otra noche, disfrazado de mujer, disparando miradas repugnantes a mis clientes, pero mirando reluciente el dinero. ¡Qué asquerosos me parecen los hombres!

Palencia González Michel, 17 años, estudiante del  Bachillerato General José Vasconcelos. Ha participado en varios concursos: “Mujeres en Vida” por parte de la BUAP y actualmente participa en “Personajes entremezclados” que promueve la página virtual Pédulo.com.

 

 

Comparte este texto: