Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
Contactar
Buscar


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Mitología / Prince Okami D’aria PDF Imprimir E-Mail

Tijuana, Baja California
 

El carro de Febo asciende, su hermana Eos ha abierto las puertas de Oriente, y Horas ata alazanes alados a su carro. Jano lo espera, abriendo las puertas del Sol, y éste a un lado de él se conmueve y congratula.
   Su hermana Selene se refugia en Morfeo, mientras Helios conduce su carro áureo a través del Edén, proporcionando luz a deidades y mortales. Desde Oriente durante la alborada, desde Poniente al ocaso. Espera el crepúsculo hasta sumergirse en el océano occidental, y regresa a Oriente, para repetir el episodio al día que sigue.
  [Se vislumbra a lo lejos Perséfone debatiendo su existencia entre la oscuridad y la claridad del mundo, que ha decidido Hades.]
  El carro de Febo desciende, Helios abre camino para que la dulce Selene despierte; un cielo tachonado de astros celestes.
   Llega Helios a besar a su esposa la ninfa Clímene, observa a su hijo el joven Faetón, recuerda que le prometió concederle todos sus deseos. Al día siguiente, Faetón quiere conducir el carro de Febo, de Oriente a Poniente, tal como su padre. Helios le advierte del peligro a causa de su impericia y siendo mortal. Faetón insiste en que cumpla su promesa.
   Helios lo deja conducir, sin embargo Faetón pierde el control de los flamígeros equinos y el carro cae muy cerca de la Tierra, provocando un calor intolerable.
    Faetón criminal. Helios criminal.

 

 

 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting