Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
93
Contactar
Buscar
94
95
96
97
98
99


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Finalista Luvinaria - poesía / Resonancia de mi hábitat / Federicoiménez PDF Imprimir E-Mail
X Concurso Literario Luvina Joven

Resonancia de mi hábitat
Federico de Jesús Jiménez Huerta
Profesor de Licenciatura en Escritura Creativa, CUCSH

Volcado en el luto perpetuo,
porque en el cielo
aquellas luces han dejado de serme palabras
escribo como roncan las cúspides:
mancas de velar su alfabeto en ruinas.

Pero tengo mi esperanza intacta
y le rezo al dios de los entonces.
Y me sé una lúgubre senda de hormigas,
mientras tú, yo y la noche conversamos
en el aire que toca la luz suave
pero no tus ojos desnudos,
no tu palabra descifrada,
ni el rumor en la epidermis de la lengua
que mira mi salado murmullo en la tinta.

Al menos los labios me quedan intactos.

Ven,
mira y siente mis ruinas,
la muda noche caminando en los escombros
y cómo se yergue en su silencio de nacer,
en las mismas palabras circulares.

Es la noche destrozada,
el precipicio de la voz
y un nuevo aire de encontrarte
en los alientos erigidos,
en la cólera de la espuma
que es la forma vertical del fuego
donde desafío la imagen que me aniquila.
Y miro tu cuerpo al fin
como pensamiento amurallado,
como aleteo prisionero que se mira en la ceniza.

Te delatas a la luz de la palabra,
vacía ya de los latidos silábicos,
repitiéndote en el espejo de la misma noche
donde el silencio nos precipita
a la mirada erigida del deseo.

Y sí, mi pensamiento en ruinas
es también una imagen de la sombra.
Abrevo el deshabitado hálito de una voz reptil
donde agoniza la vigilia.

Pero desnuda, mueres en mi tacto
cuando oigo y respiro el humo
del recuerdo de tu voz.
Y tu ya silenciado nombre
que fuera mi sombra cristalina,
mi oleaje perpetuo de días,
me evapora, me sacude.

Si ya sabes que sometes el mar
con tu canto de placer
y que tus sentidos me inundan
mientras contemplo el derrumbe de mi cuerpo,
haz que te levante como estatua
o tan siquiera que mi respiración
inunde los espejos de otros territorios,
porque ya solo temo al origen
del resplandor de tu aroma.



 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting