La lista de deseos del jugador / Srijato
Adonde no entregan ningún periódico en la mañana,

ni abre a diario ningún mercado bullicioso,

adonde la nieve blanca como la leche cubrió un sauce dormido
y las barandillas de madera durante la noche,

adonde los prados se pierden en el horizonte,
en una existencia pacífica sin líos para cruzar la frontera,

donde la oscuridad revela casitas que centellean
dispersas sobre acurrucadas colinas acogedoras,

y adonde, con todo eso y su marcada periferia,
un camino seguro va derecho,
empequeñeciéndose cada vez más en la distancia…

Ahí mi juego de computadora
me lleva todos los días.

 

Versión de Víctor Ortiz Partida, a partir de la versión
del bengalí al inglés de Souradip Adak.