Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
93
Contactar
Buscar
94
95
96
97
98


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Mesa de novedades PDF Imprimir E-Mail
 

Colorido lenguaje poético
El color envuelve el lenguaje poético en Spectio. Durazno y azul verde sobre el ramaje, el aire, la piel del mundo. En el inicio: «arborescencia » , primera parte de este libro, que se divide en seis secciones y en más colores, imágenes y texturas: beige, árboles, arte, amarillo, azul cielo, negro, tierra, escritura. Luego de los versos desmadejados del comienzo, Rocío Cerón elige el poema en prosa «para nombrar un paisaje » : «el rumor siempre adelanta al otoño » ; luego las «incisiones » , versos sueltos, separados que forman dos poemas luminosos. Los capítulos «materialidades subversivas » e «intervalos en el espectro visual » preparan al lector para el gran final: «observante » , que culmina con trazos de escritura, gestos que enmarcan todo el poemario.
Spectio, de Roció Cerón. Tresnubes Ediciones  / Universidad Autónoma de Nuevo León, San Pedro Garza García, 2019.


Novela con fuerza mística
San Juan de la Cruz —el poeta, el personaje histórico, su cuerpo, su poesía, sus poemas— es el motor que impulsa a esta novela. Declaración de las canciones oscuras se eleva con la fuerza de los versos místicos hacia las alturas de la narrativa y de la lengua española. Después de un prólogo al estilo de Beckett —desnudo, claro y a la vez críptico, de un humor espeluznante—, la historia, la declaración, se cuenta en veintiocho capítulos. El primero se titula: «i. En el que comienza la declaración de la “Noche” de fray Juan de la Cruz partiendo de la primera canción que muy callada canta “En una noche oscura” y, aunque muy callada, perturba su eco, o la torpeza de su declaración, otra y distinta noche y el silencio de la noche o el sueño de su silencio».
Declaración de las canciones oscuras, de Luis Felipe Fabre. Sexto Piso, México, 2019.


En la poesía estaba, estaban
Un alfabeto creativo propone Ida Börjel en Ma. La poeta toma cada letra como semilla temática, y así va desgranando y sembrando en cada capítulo temas que reflexionan sobre la creación, la naturaleza, la historia del mundo y la propia biografía, los hechos actuales y sus consecuencias en la vida cotidiana . Como un estribillo que acciona y puntualiza la voz poética, Börjel repite a lo largo del libro el verbo estar: «estaba » , «estaban » , y así hilvana su voz con las imágenes y un ritmo singular: «mariposas, mina mariposa / las presas estaban » , «el veneno, el veneno estaba » . De la A a la Z, ella crea un mundo basado en la curiosidad por todo lo humano y en un lenguaje que transmite todas las sensaciones, ya sean dolorosas o gratas.
Ma, de Ida Börjel, versión en español de Petronella Zetterlund. filodecaballos, México, 2019.


Una idea del mundo
En toda reunión de ensayos que deliberadamente adopte el empeño de lo misceláneo se afirman, al menos, dos cosas: una idea, al menos parcial, que el autor tiene del mundo —y de ahí que la versión que dé se ajuste a ese muestrario de sus intereses, sus preocupaciones, sus arrobos, sus confesiones, etcétera—, y también la idea que dicho autor se hace de sus lectores —que han de ser afines a él, por principio, en la curiosidad que los mueva. La reunión de los dieciocho ensayos que dan forma a este libro corrobora que la idea del mundo que tiene su autor es poco menos que fascinante, y, también, que sus lectores veremos altamente recompensada nuestra curiosidad cuando nos asomemos a conocer esa idea del mundo.
Malversaciones. Sobre poesía, literatura y otros fraudes, de Hernán Bravo Varela. Almadía, México, 2019.


Un «nuevo» Hinojosa
Claro, la más inmediata virtud de este volumen es que pone nuevamente en circulación cuentos de Hinojosa que pudieron pasar años extraviados en el olvido de las ediciones más o menos marginales. Pero no es la única felicidad que espera a los lectores del narrador que, entre sus méritos, cuenta con el de ser el escritor más identificable por los niños lectores en México: por la organización temática asignada a las cuarenta y una piezas (los cuentos, se ha dicho, más memorables de Hinojosa), es posible leerlas de un modo absolutamente novedoso, muy acompasado, se diría, a los tiempos que corren —cuando tan necesario es el humor, aun el humor corrosivo que Hinojosa sabe poner en funcionamiento. Y eso es una absoluta maravilla.
Profesores, tiranos y otros pinches chamacos, de Francisco Hinojosa. Almadía, México, 2019.


Entender o descubrir
Si la novela es voluntad de comprensión de la realidad, ello no garantiza que la lectura desemboque siempre en la obtención de un sentido. No importa, desde luego: importa dejarse conducir por esa voluntad, y asistir mientras tanto a la sucesión de revelaciones que compesarán el viaje, así esas revelaciones no sean las que se buscaba o se esperaba. La tercera novela de Valeria Luiselli es pródiga en revelaciones de esa naturaleza. Y al tiempo que sus protagonistas van recorriendo un mundo cuyas razones de ser son cada vez más inaprehensibles, quienes leemos obtenemos, además, el encantamiento de una prosa felizmente ocupada con su propia inteligencia y con la profundidad de lo que indaga, lejos ya de consentirse el humor fallido de Historia de mis dientes.
l   Desierto sonoro, de Valeria Luiselli. Sexto Piso, México, 2019.


 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting