Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
93
Contactar
Buscar
94
95
96
97


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Poemas / Sudeep Sen PDF Imprimir E-Mail

Madera de deriva
   para Derek Walcott

1.
  Parte de la balaustrada está ausente
pese a sus sólidas amarras con remaches de metal.

  Comida por las termitas, consumida por el mar,
puedo ver su esqueleto de madera flotando en la distancia

  entre el oleaje, el barniz cariado de sal
zarandeándose en su lucha por mantenerse a flote

  contra el flagelo incesante de las olas.
Hay música en su desaparición —

  una boyante sinfonía,
trazos de notas que la vida resucitan,

 una historia nueva — la historia restaurada
por los dedos tenaces de un artista magistral.

  La silla de ruedas, las piernas débiles
son impedimentos sin sustancia —

  su mente echa chispas con un filo eléctrico,
ingenio como un látigo cuanto más mordaz.
 Hay generosidad para familia, amigos —
aquellos que se han ido, y permanecen —

  y treinta poemas nuevos,
una magia intrincada de amor ecfrástico.

 

2.

  En el jardín del frente de cara al mismo mar
con la Isla Paloma a la izquierda del horizonte,

  hay un puñado de rocas ovaladas erosionadas por el viento—
sus formas remedan el nido de una garceta extraviada

  o el arco curvo de una bailarina —
un monumento en piedra para un querido amigo.

 

3.

  Ya no se ve la madera a la deriva —
parte de su casa donada al mar —

  con gratitud el mar canta
una estridente canción,

  plegados cumulonimbos hacen eco
en sincronía — un paisaje sonoro

  que absorbe su mandamiento:
Al final de esta frase, comenzará la lluvia.

                  Castries, Sta. Lucía

 

Amarillo, La Tortuga
  para Bernard y Didier

1.

El amarillo descascarado empapado de sol
da un barniz mate a las ventanas de celosías

preservando sacramentos de amor.
Papel tapiz, baldosas, chales, sombreros amarillos —

una quijada de íbice en el muro de la habitación
iluminada de luz ámbar que arroja una vieja lámpara —

la letra de tu padre en tiza en las cubas de bodega —
revelando secretos de familia e historia.

2.

Documentos marchitos, desechados,
papiros entre hierba dorada y madura,

despiertan con el arrastrar accidental de mis pies.
Un reptar de tortugas que deambulan

por este intrincado huerto orgánico,
su caparazón moteado de rubio,

buscando humedad y fruta fresca
para la prolongada hibernación del invierno.

3.

Mariposas amarillas entran y salen con un revoloteo
de polemonios, pensamientos con color de yema

apiñados en torno a la vid —
un jarro de vino, barro de desteñido ocre

en el borde de la pila del jardín
esperando que lo llenen de nuevo —

mientras dentro de este fresco hogar de postigos cerrados,
el aire oloroso a pastís levanta la media luz.

 

Zen/Kokoro

Ornamento de luz sin mancha
 Khedrup Norsang Gyatso

Kaler jatrar dhwani shunite ki pao
Tari roth nityoi udhao
¿Escuchas los sonidos del viaje de ayer? —
Su carro galopando para siempre
 Rabindranath Tagore

Una silla sin patas
                                           forma el centro
de un espacio cuadrado de concreto —
                                                         un hogar, todavía inacabado —
austero, mínimo —
                                                  piezas bajas de madera
que a los humanos permiten
                             recalibrar posturas.

Pequeñas ventanas ocultan
                             luz,
                             y sin embargo el sol, la luz de la luna
entran generosos a raudales,
                             creando dramáticas
                                                                sombras angulares —
proyecciones, como en un escenario —
                       una mise en scène de Kurosawa.

Espartano es lleno, lleno
                      subliminal, liminal, sutil,
imperfecto, apenas ahí — wabi-sabi.

Un alto bambú grueso y hueco
                                                  se inclina receloso,
                       monta guardia ante la puerta.

Afuera, cerca de la arboleda de bambús,
                     un banco blanqueado
                     hecho de ramitas —
piezas de concreto geométricas, desnudas
                                        descansando en la tierra
ofrecen equilibrio y gravedad.

Kokoro
                     es tu propio «corazón »
en el «corazón de las cosas »
Aranika, un sentimiento, un milagro
                                                  células cancerosas que se curan —
magia silenciosa de un jardín Zen
donde Kami-no-michi y Shinto
                             son sinónimos.

La poesía es caligrafía —
                       líneas negras de grueso variable
                             que miden la gama de tonos —
metáfora visual
                                        en trazos cursivos —
Tantra de Kalachakra, una exposición.

La luz aquí es sin mancha,
                      ornamento invisible —
esto es respiración, oxígeno, hebra de sustento —
                                      una inmaculada
simplicidad compleja.

 

Versiones del inglés de Adriana Díaz Enciso.



 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting