Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
Contactar
Buscar


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Elegir lo que no somos / Alonso Cueto PDF Imprimir E-Mail

Todos los días elegimos y la vida es un dilema constante. No elegimos conscientemente cuánto tiempo vamos a dormir ni a qué hora nos despertamos, pero sí elegimos la ropa que vamos a ponernos y qué tomaremos de desayuno. Aunque la elección de la ropa depende del lugar adonde vamos a ir (no es lo mismo una cita en un ministerio que un encuentro con los amigos) y el desayuno depende en parte de lo que hay en casa. Ninguna elección es del todo libre y tampoco es del todo impuesta. Los hombres estamos condenados a ser libres, según afirma Sartre. La palabra condenados es más fuerte con frecuencia que la palabra libres.

          Elegimos los viajes que vamos a hacer, la persona con la que nos casamos, los libros que leemos. Todo eso parece claro, aunque también es cierto que el inconsciente nos envía dictámenes de quiénes somos en realidad, y que con frecuencia somos los esclavos de nuestros traumas, deseos y necesidades ocultas. Tengo una fijación por los colores verde y azul, por ejemplo, y no sé de dónde viene esa obsesión, quizá de algún episodio olvidado y siempre presente. Nuestra época ha privilegiado la elección propia y la libertad, aunque no la ha entendido del todo.
          Elegir es inventarse y a la vez descubrirse. Cuando uno elige, también se da cuenta de quién es. Elijo escuchar a Brahms porque me dice algo sobre quién soy, lo mismo que Proust, Henry James, Francis Bacon y César Vallejo. Soy lo que elijo y elijo lo que soy y en esa ruta siempre vamos inventando algo. Soy también los argumentos, los personajes y el lenguaje que elijo cuando escribo novelas, y ése es el descubrimiento más esencial de todos.
          Elegimos algo sobre nuestra vida, lo que podamos y nos permitan y lo que exijamos. No elegiremos nuestra muerte, salvo en algunos casos de suicidas privilegiados. Mientras tanto, elegir después de dudar es señalar un camino irreparable. A veces no somos lo que hemos elegido, sino lo que hemos rechazado, sin saber por qué. Somos lo que elegimos, pero también lo que rechazamos, lo que somos y también lo que no queremos ser, aquello que buscamos, pero también aquello de lo que huimos. Elegimos el todo y la nada, y vivimos eligiendo estar suspendidos. Y nuestra cultura favorece esa ambigüedad que nos lleva a la historia de nuestras incertidumbres. En la América Latina no se trata de «ser o no ser», sino de «ser y no ser». Quizá por eso somos más felices.



 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting