Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
Contactar
Buscar


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Poemas / Santiago Kovaldoff PDF Imprimir E-Mail
Hombre en la sinagoga

Solía venir aquí en busca de consuelo
cuando amaba a una mujer que no me quiso.

Y cuando desoí a quienes me oyeron
y herí a quienes me amaron,
vine aquí en busca de perdón.

Un día estalló el último espejo
y mi vida fue un peso sin forma
y aquí volví en busca de Dios.
Dios calló como siempre
y entonces descubrí la sinagoga:
sus sólidas paredes,
el gratísimo silencio,
la fresca paz de este recinto en el verano,
y ya no me fui más.

Afuera la inclemencia empuja a la fe
y la fe al vacío.
Aquí dentro la ausencia de Dios importa poco.

 

Flor de verano, fin del país

Inquietante lección de los jazmines:
cuanto más agonizan más perfuman.

Doblados sobre el tallo,
yendo del blanco luz al blanco macilento,
caen y se pudren
mientras perfuman sin tregua
el cuarto en que aún resisto.

Las calles ordenadas por el miedo están sembradas de jazmines,
los errores, los encierros, la deriva ciudadana,
poblados de jazmines.

En el país nadie sabe terminar como esas flores.
Imposible hacer que la vergüenza exhale suavidades
o que brote más que sombra del engaño.

Los jazmines acusan,
su aroma muerde las migajas del honor.

O cambiamos el país o abolimos el verano.

 

El curso de mis manos

¡Qué oscuras son las leyes
que gobiernan el vuelo de los pájaros!
Treinta palomas parten
juntas de un mismo techo
y tras una parábola breve y ascendente
se quiebran de pronto
en dos grupos idénticos.

¿Qué decide esa ruptura precisa y repentina ,
la marcha de cada cual,
a quién seguir y en qué instante?

¡Qué oscuras son las leyes
que gobiernan el vuelo de los pájaros!
Tan oscuras en verdad como las leyes
que gobiernan el curso de mis manos:

juntas amanecen y de pronto se separan.
Una traza, muy al sur, su labor sobre la mesa;
la otra, en cambio, vaga bajo el cielo de Lisboa
tras el rostro de una desconocida
que me nombra sin saber cómo me llamo
y me alcanza sin que esté donde me encuentro.                 



 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting