Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
Contactar
Buscar


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Frontera: el paisaje México-eua / Pablo López Luz PDF Imprimir E-Mail

Una línea que ciertos políticos trazaron a mediados del siglo xix, después de una guerra que la convirtió en cicatriz y que, como la escritura, resulta un signo tan convencional, tan preciso y legible que ni se necesita saber inglés o español, matemáticas o geografía, historia o sociología para entenderlo.
La frontera es una línea sinuosa, sí, pero también, en palabras e imágenes de Pablo López Luz, es una herida sin cicatrizar, una abertura que no termina de sangrar: terregosa, mojada, montañosa, desértica, urbana, verde, ocre y gris. La marca que nos quedó tras perder una guerra ya casi olvidada, pero que no obstante amputó a nuestra nación la mitad de su territorio y trajo el norte un poco más cerca de las zonas pobladas de México.
     Incomunicados, sin esperanza               de apoyos del gobierno central,            sin escuelas, instituciones y casi sin iglesias, adquiriendo los mismos rasgos del paisaje que los rodeaba, los individuos de estas zonas formaron con el paso de los años —entre escasez, peligros y fuerza de voluntad— el peculiar carácter de una región. Un carácter tosco como las cadenas montañosas, parco como la vegetación, transparente como el aire del desierto, pero capaz de levantar tolvaneras ardientes y violentas.
     La frontera, el norte, al igual que sus pobladores, tienden al exterior más que al interior. Son abiertos y francos. En esta división política, el imaginario no se satisface con lo fantástico o con lo intimista; es, al contrario, cruel, certero y realista. La peculiaridad de su ambiente natural refleja también una actitud práctica ineludible: la de la supervivencia.
     El lugar, el espacio de la frontera, es un signo convencional con lenguaje propio, léxico y modismos que se mimetizan con el paisaje, con sus historias. En estas latitudes no parece ser el hombre quien define el entorno. Es la frontera quien define al hombre.
     Eduardo Antonio Parra

Esta selección de imágenes pertenece a Frontera, proyecto fotográfico
que se realizó entre 2014 y 2015 sobrevolando el espacio aéreo
entre Estados Unidos y México,
en cuatro vuelos distintos a bordo
de un helicóptero Robinson R44
Raven ii que cubrieron un total
de mil ciento veinticinco millas náuticas (dos mil ochenta y tres kilómetros), a una velocidad
de entre ochenta y noventa y cinco nudos y volando a una altitud de
entre trescientos y mil seiscientos setenta y seis metros sobre el nivel
del mar.

 

Frontera se publicó en 2016
(Toluca Éditions de Francia
y Newwer Editions de Monterrey).
Del texto «Una línea, un signo,
un paisaje, una frontera y un norte » ,
de Eduardo Antonio Parra, integrado en esa publicación, se tomaron
los fragmentos que acompañan
esta selección.

 

 

Tijuana-San Diego County III, frontera México-eua, 2014.
 
Caléxico-Mexicali II, frontera eua-México, 2014.
 
 
San Diego County -Tijuana XII, frontera eua-México, 2015.
 
 
Imperial County-Baja California V, frontera eua-México, 2014.
 
 Imperial County-Baja California I, frontera eua-México, 2014.
 
Sin título IX, frontera, 2015.
 
 
 San Diego-Tijuana IX, frontera eua-México, 2015.
 
 
 San Diego County-Tijuana VII, frontera México-eua, 2015.
 
 Sin título IV, frontera, 2015.
 
 
Sin título III, frontera, 2015.
 
Tijuana-San Diego County VI, frontera México-eua, 2014.
 
 
Barret Junction-Tecate, frontera eua-México, 2014.
 

 

 

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting