Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
Contactar
Buscar


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

El llamado / Pedro Ezequiel Castellanos Hernández PDF Imprimir E-Mail

Preparatoria 13 / 2014 B

En un departamento de apariencia desastrosa, yacía un joven perdido bajo los efectos de algunos narcóticos. A su alrededor sólo se vislumbraban botellas vacías, ropa y cajas de comida rápida. La noche ya se aproximaba y pronto sus suministros de droga se agotarían, al igual que su efectivo, así que tenía que buscar dinero por medio del único método que conocía. Salió de su departamento y se encaminó al teléfono público que estaba al cruzar la calle, marcó un número al azar y esperó. Una voz masculina, de edad avanzada, tomó la llamada.
      —Escúchame con atención, tengo a tu hija —gritó el joven, quien aún seguía bajo los efectos de la droga—. Si quieres volver a verla, tendrás que… —no terminó la frase, pues al otro lado de la línea comenzó a sonar una risa inquietante.
      —A mí no me engañas con ese viejo truco —dijo su interlocutor—. ¿En serio piensas que obtendrás lo que quieres de esta forma tan simple?, una llamada desde el teléfono público que se encuentra frente a tu casa.
      El joven se paralizó. “Me han descubierto”, pensó, “¿pero cómo?” Miró a su alrededor intentando dar crédito a lo que acababa de escuchar, sin embargo, las calles estaban desiertas. Colgó rápidamente y entró en su departamento, cerró puerta y ventanas intentando no consumirse por la paranoia y recuperar la calma, mas no lo logró, su deseo fue interrumpido por el sonido de un teléfono celular, su teléfono celular. Miró el número marcado y se rehusó a contestar. Al instante volvió a timbrar. El joven, confundido, se armó de valor y atendió la llamada.
      —¿Diga? —pronunció tartamudeando.
      —Fuiste descortés al colgar sin despedirte, muchacho.
      Toda la piel del joven se erizó, era la misma voz con la que había hablado hacía un momento. ¿Pero cómo? La situación carecía de toda lógica.
      —¿Quién eres? ¿Qué quieres?
      —¿Qué acaso ya no reconoces mi voz, la voz de quien te dio la vida?
      Estas últimas palabras no dieron más sentido del que tenía. “Es mi padre”, pensó el joven, mas no podía creerlo, era imposible.
      —Todo es posible, mi muchacho —dijo como si hubiese leído los pensamientos del joven—. Hijo, ¿por qué has tomado un camino tan miserable? ¿Por qué desperdicias así tu vida?
      El joven no contestó al instante, sentía que todas sus extremidades temblaban.
      —Ya no sé qué hacer —el hijo rompió en llanto—, no es fácil cuando te encuentras en mi situación.
      —Yo siempre te brindaré mi ayuda, hijo mío, y si te sientes solo, puedes visitarme cuando quieras. —La voz de su padre le provocaba tal nostalgia y una calma que no sentía desde hacía años, parecía que todo el efecto de las sustancias ingeridas se evaporaba.
      —¿Puedo visitarte cuando quiera, incluso ahora?
      —Incluso ahora —respondió con gran alegría su padre.
      El joven colgó, se limpió el rostro, vistió sus mejores prendas y con un sentimiento de paz se encaminó al cementerio.

 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting