Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
Contactar
Buscar


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Noche Floreciente / Ismael Antonio Villa Navarro PDF Imprimir E-Mail

Escuela Politécnica /  2014 B
(De las palabras Notte: noche, y Bloom: florecer)

Bajo el cielo estrellado de otoño, una pequeña miraba hacia el suelo, ajena por completo a lo que tenía sobre su cabeza: un magnifico paisaje, lleno a rebosar de oscuridad total, con incrustaciones de luz que le daban un efecto místico y cercano, como si de repente algo divino fuera a bajar.
     En el suelo, en cambio, había un mortecino pasto atacado por el yermo eterno del acompañante otoño, con tonalidades doradas y sombras verdes de lo que una vez había sido vida. La pequeña movió un pie y un crujir atronador en el silencio de la noche despertó a las criaturas nocturnas de su concierto de silencio. Grillos, búhos y ranas, en un magnifico cantar de naturaleza, ajenos completamente a lo que ocurría frente a ellos: una pequeña mancha negra que reposaba sobre el pasto, con florituras grises de aspecto mágico. Pero no, no era una mancha, era una roca, sí, eso debía de ser.
     Con una sonrisa, la niña movió el otro pie, disfrutando su pequeño espectáculo privado de una insólita nada. Y muy allá, a lo lejos, las nubes crujieron en una inesperada aguanieve que predecía la llegada del invierno.
     Un movimiento más, esta vez del brazo derecho, como si saludara a la roca con un apretón arrepentido, pero la roca ya no era roca; de las grises florituras comenzó a brotar una estela de brillantina, más blanca que la luna llena sobre el cielo. Entre tanto, el resto de la roca se convertía en una bruma de apariencia alegre, con luz propia a pesar de su negrura. Y así siguió la danza de la bruma y la brillantina, reptando una con otra, con un concierto sinfónico de truenos, grillos, búhos y ranas.
     Otro movimiento y la niña tocó la brillantina; de inmediato, una flor de aspecto cristalino, casi como de diamante, apareció en su mano. No sabía cómo lo hacía, pero hacía honor a su nombre cada vez que emprendía su pequeño juego. Noche Floreciente, digno de un ser fantástico como ella.

 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting