Calibrando la mirada / Pedro Valtierra

 

Obra reciente

Percibir lo que no es visible, ordenar en el caos aparente y analizar las formas en sus texturas y colores son los elementos que sobresalen en la obra fotográfica reciente de Pedro Valtierra.
     En el tsunami de decenas de miles de imágenes que a diario nos arremete, difícilmente habrá algunas que valgan la pena. Hoy hay millones de fotógrafos que en todo momento captan todo tipo de acontecimientos, ambientes, personajes y situaciones que conforman la cotidianidad global, pero pocas imágenes justifican algo que mostrar, por lo que, si hay una democratización de la práctica fotográfica inmediata, no la hay en el hacer fotográfico; es decir, una imagen que lo que registre trascienda el periodo y la época —incluso a otras imágenes semejantes—, lo que se logra tras muchas tomas, mucho análisis y mucha reflexión.
     La obra de Pedro Valtierra en los ámbitos de prensa, producción, gestión, difusión y promoción de la imagen, desde la agencia y revista Cuartoscuro, ha delineado de forma fundamental la fotografía de prensa y documental en México y Latinoamérica desde el último cuarto del siglo xx hasta el presente; es una obra influyente y relevante a tal grado que, sin su aporte, no sería explicable la historia de la fotografía en México en las últimas cuatro décadas.
     Hoy en día, las fotografías a las que mayormente accedemos en la prensa —impresos, medios electrónicos y redes sociales— proceden de cuatro agencias que monopolizan la imagen: Corbis, Getty Images, Agence France Presse y Associated Press. Juntas, poseen más de doscientos millones de imágenes de todos los temas que se han registrado desde el surgimiento de la fotografía en el segundo tercio del siglo xix hasta el presente. Ese enorme banco de imágenes se incrementa permanentemente gracias a coleccionistas, agencias, fotógrafos aficionados y profesionales en todos los rincones del mundo. Por ello es saludable que autores independientes o agencias fotográficas independientes registren, desde sus particulares puntos de vista, la realidad cotidiana de sus regiones, para no sólo acceder a visiones estereotipadas de la realidad promovidas por las inclinaciones de las directivas de las cuatro grandes.
     Pedro Valtierra ha construido y calibrado su mirada a lo largo de cuatro décadas, documentando diferentes acontecimientos en México, Latinoamérica y la República Árabe Saharahui Democrática para periódicos y revistas como El Sol de México, unomásuno, La Jornada, Mira y Cuartoscuro, lo que le ha dado una amplia perspectiva sobre el registro de determinadas realidades sociales para compartirlas con quienes no tienen acceso a ellas.
     Otra forma complementaria de afinar y ampliar su mirada ha sido su labor como editor de fotografía en diversas publicaciones periódicas, y desde la dirección de la agencia (1986) y revista (1993) Cuartoscuro, en las que la revisión y el análisis de fotografías, negativos y diapositivas, antes de la era internet, podían ser de cientos en un solo día, lo que se disparó a miles diariamente con el advenimiento de la imagen digital desde fines del siglo xx.
     Es por ello que, en esta selección de obra reciente, Valtierra prescinde de prisas, de tendencias y de notas principales para volver a lo básico, pero sin acudir al blanco y negro —en el que su obra icónica ha sido más abundante—, a fin de mostrarnos cómo ve y cómo analiza la toma.
     Diariamente estamos expuestos a situaciones, paisajes, presencias y objetos que damos por rutinarios porque la mayoría no sabemos o no queremos aprender a ver. De esta forma, algunos fotógrafos, como Valtierra, nos sorprenden al advertir que hay composiciones donde aparentemente no las había, aparte del caos cotidiano. Veamos: la compresión de una paloma contra los adoquines en medio de una céntrica calle de la ciudad de Zacatecas es de una gran violencia.
     En este caso, Valtierra recurre al primer plano para exacerbar al ave símbolo de la paz, pero también para recordarnos cómo el ámbito urbano devora la naturaleza, encerrando al género humano en la depredación, víctima del «progreso», representado en la ciudad y el automóvil. El corte de la cabeza del peatón subraya la deshumanización y la indiferencia. Así, una aparente foto de tranquilidad se transforma en poderoso símbolo de denuncia ambiental.
     En dos retratos —uno de un maniquí de costado en una acera, y el de un hombre de espaldas, sentado— nos sugiere presencias, ausencias y esperas. En el primer caso nos obliga a dirigir la mirada al fondo de la calle, sin advertir a dónde miran los ojos inanimados que ¿siguen o esperan algo o a alguien?
En el segundo, ¿el hombre contempla, espera, se desmoronó o descansa? En ambos, Valtierra desafía al observador a concretar el mensaje, a que imagine qué aconteció o qué va a suceder.
     Dos escenas refieren la vía de la textura y elcolor para la composición en Valtierra. Seis cactos contra un muro blanco develan múltiples líneas verticales y horizontales, pero también diversos patrones geométricos de complejas formas que integran las espinas, los surcos del tallo y las uniones de los ladrillos; pero tambiénlíneas verticales y horizontales, en sucesión de patrón zigzagueante.

¿Qué priva más: las texturas, incluyendo el muro, o los patrones geométricos? Finalmente, el contraste de la parte superior de un edificio en amarillo intenso contra el cielo azul zacatecano y el blanco de la nube nos señala la fugacidad de una composición que ya no será cuando la nube haya pasado; entonces ya no habrá tricotomía de color, sino una dicotomía de amarillo y azul, lo que remite a la reflexión permanente sobre el instante y el momento de la toma.
     Este año, Valtierra cumple cuarenta años de trayectoria en la fotografía. Para celebrarlos, la Fototeca de Zacatecas Pedro Valtierra prepara una exhibición, que se inaugura el próximo 20 de marzo, en la que seguramente no dejará de encauzarnos y compartirnos su mirada, forjada en cuatro productivas décadas de búsqueda constante.

Jaime Robledo Martínez
Centro de Documentación
Fototeca del Estado de Zacatecas Pedro Valtierra

 

Para un análisis de las características y aportes de la obra fotográfica de Pedro Valtierra y de su papel como editor puede consultarse: Nicaragua. Una noche afuera, de Pedro Valtierra (Cuartoscuro, México, 1991, con texto de Jaime Avilés); La mirada de Pedro Valtierra en la Revolución Sandinista doce años después en el libro-catálogo Nicaragua una noche afuera, de Sandra Pérez Jiménez (tesis de grado, Facultad de Filosofía y Letras, Colegio de Estudios Latinoamericanos, unam, México, 2011); La mirada crítica del fotorreportero Pedro Valtierra (1977-1986), de Susana Rodríguez Aguilar (tesis de grado, Facultad de Filosofía y Letras, unam, México, 2012); Pedro Valtierra. Mirada y testimonio, coordinado por Andrea Gálvez de Aguinaga (fce /unam / Cuartoscuro / Fundación Pedro Valtierra, México, 2012, con textos de Alberto del Castillo, Rebeca Monroy y Mónica Morales); y Autorretratos del fotoperiodismo mexicano, 23 testimonios, de Luis Jorge Gallegos (fce, México, 2011).

 

 

Comparte este texto: