«Hace falta la meditación sobre la pregunta, si y de qué manera puede haber patria (hogar) en esta era de civilización mundial mecanizada y uniforme». Éstas fueron las últimas palabras escritas por Martín Heidegger, tres días antes de morir.