Pacifista armado / Françoise Roy

 

Derrumbadero tú,
ángel armado: ángel-madre
                        hada angelical de las lágrimas
con esa túnica blanca como delantal de carnicero
                                       que le llegaba hasta los pies.
Frutos de generación espontánea son tu pena,
y tu dolor, y los cortes multiplicados en tu cuerpo y alma,
                                   ese cruce entre aire y tierra
donde nada nadara salvo la dolida nao del pesar;
cenizas de combustión espontánea, tu amor sin...
Y esa costura pespuntada, la pupila de mí
zurcida por tus dedos febriles
                                              que siempre apuntaban.
Tú, con alma de pirómano, blandiendo tu fósforo
            ante qué
                                   invisibles maderos.