Desde esta mañana / María Auxiliadora Álvarez

 

La línea de tus ojos

 

el pájaro cruzó
                                la línea de tus ojos

 

y (por su gracia veloz)

en el instante

te embargó un espíritu

de usurpación

 

como un rayo de carne

tu brazo catapultó

el pájaro

a tierra

 

y (experto)
en expoliaciones

lo descuartizó

 

imposibilitado

de reutilizar

el mecanismo

del vuelo

el brazo

colgó otra vez

pesadamente             

 

y el (nuevo) espacio libre
                          
                                                en la línea de tus ojos

de nada sirvió

 

 

Tupida rama

 

tupida rama:

 

no toques al animal herido

provéele de aislamiento

 

                                        provéele

                                        de aire tibio

 

provéele

de larga noche

 

sobre los ojos cerrados