Té de rosas / Kenya Andrade
Amarillas, rojas, rosas, blancas, doble color, azul falso, negro fantasía…no, muy comunes.
Claveles, hortensias, lilis, casa blanca, geranios, girasoles, lilas, margaritas, ave del paraíso, gardenias, tulipanes, crisantemos, nardos, no me olvides, buganvilias, orquídeas, dalias, camelias, noche buena, cordón de obispo, cempasúchil…muy pretenciosa.
Hierba de limón, ramas de pino, papelillo, hojas redondeadas, enredaderas, celofán, listoncillos, listón barato, estampados innecesarios. Tijeras, pinzas, humedad.
Olor a tomate maduro, aguas verdosas. Coronas para el fallecido. Flores artificiales.
Espumas grisáceas, soportes para el árbol torcido, cajas de tarima. Follaje con forma de búhos, conejos, pajarillos. Regaderas sin agua, peceras sin peces…cursi.
¿Cómo llegamos a esto?, ¿Dónde están las flores del paraíso bucólico?, ¿encontraré la rosa solitaria que según años de películas lo dirán todo por mí?
-¿Qué le damos joven?, ¿para la novia?
-Sólo estoy viendo, gracias.
Voltea la cara, yo ya no estoy ahí.
Nada parece signo de tu té.