Fluir del pensamiento / Fernanda

Preparatoria de Tonalá Norte / 2017 B

En la repentina calma siento la sangre fluir, me envía temblores a cada extremidad y no lo puedo controlar. Una burbuja de paz rodeada del sonido de cientos de voces elevándose interrumpidas por el suave desliz de las plumas sobre el papel y las teclas al ser oprimidas que por algún motivo hacen que quiera ponerme a saltar. Se siente la anticipación en el aire. Siento rígida cada extremidad. Pizarrón. Marcadores de colores. Un borrador que puede eliminar cualquier verso. Un camión se escucha a la distancia ¿a dónde irán todas las personas a bordo? Sillas moviéndose por mi cabeza ¿si las mueven demasiado fuerte caerán sobre nosotros? Gritos de emoción; ¿habrán ganado algo? ¿Habrán besado a la persona de sus sueños? ¿O simplemente encontraron la pluma que les faltaba?
     Luz que se filtra a través de la puerta abierta, creando un abanico con las sombras. Gris. Hay mucho color lúgubre; gris, negro y blanco. Somos manchas de colores sobre este lienzo. ¿El conector de luz explotará como fuegos artificiales? No huelo nada, no saboreo nada, qué triste. Si tomo agua sentiré su ligereza, con un poco de suerte podría salir flotando por la ventana; nunca se sabe. Hay mucha belleza afuera, en cosas tan simples como un pino enmarcado por el cielo azul.