Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
93
Contactar
Buscar
94
95
96
97
98
99


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

GANADOR Luvina Joven - Poesía / Lujuria / Igui Ramírez PDF Imprimir E-Mail
X Concurso Literario Luvina Joven

Lujuria
Igui Luz Divina Ramírez Martínez

Escuela Politécnica Ing. Jorge Matute Remus

Estoy de pie escuchando una tragedia,
pero increíblemente vuelves a mi cabeza.
Te miro ahí, sentado frente a mí 
con tu sonrisa sutil.

Eres insinuante, pero no demasiado,
no lo suficiente para hacerme notar 
aquel deseo que electrifica tu cuerpo.

Absorta en mi pensamiento
te descubro frente a mí,
sentado en mi sillón.
Me miras lascivamente
y comienzas a desvestirte.
Confundida, creo que es irreal
¿¡Ahí, en mi sillón!?
 ¿En la sala de mi casa?

Sonriente y alegre,
extiendes tu brazo
y alcanzas mi cabello
acaricias mis hombros y te deslizas hasta mis manos;
las tomas
y me invitas a sentarme en tu regazo.

Acaricias mi mejilla y como un gato me froto contra tu mano,
tocas mis senos tan solo
cubiertos por un nimio vestido
un suspiro se escapa de mis labios.

Bajas tus manos acariciando todo a su paso.
Subes mi vestido y lo arrojas al piso
dejándome desnuda
indefensa,
susurras a mi oído
obscenidades y lujurias;
murmuras las cosas que me harás.
Y como si leyeras un instructivo
tus manos obedecen a tu voz.

Sentada sobre tus piernas,
ya no puedo escapar.
Tu mano izquierda sujeta mi seno
lo aprieta,
lo mima; 
lo libera y lo aprisiona.

Tu mano derecha,
que ya se encuentra
en mi entrepierna,
hace maravillas con los dedos
que no puedo describir.
Es tan suave y candente,
tan persistente que me colma de placer.

Una gota de sudor recorre mi espalda baja,
en donde
junto a mi nalga
puedo sentir tu verga tiesa
y caliente.

Esto es como un sueño.
No entiendo qué pasa,
sólo sé que
me hinco frente a ti,
la tomo con mi mano,
es tan cálida,
tan prominente,
toda una delicia.
La sumerjo en mi boca y
la acaricio con mi lengua.
Te masturbo con mi mano
mientras paso mi lengua por el glande.

Mi cuerpo convulsiona por la excitación.
¡No puedo más!
Me siento tan caliente.
Quiero que hundas tu verga en mí.

Anhelante, me pongo de pie
arranco la única prenda
que aún toca mi piel.
Henchido de gozo,
me tomas por las caderas,
me ciñes a ti y
me conviertes en tu yegua.

De repente, lo pude sentir
nunca estuviste frente a mí.
No sé cómo llegué aquí, 
tendida en mi cama
con las bragas mojadas
jadeando de placer.

 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting