Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
93
Contactar
Buscar
94
95
96
97
98
99


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

GANADOR Luvina Joven - Ensayo / Caos / Brandon Martínez PDF Imprimir E-Mail
X Concurso Literario Luvina Joven

Caos
Brandon Martínez Medina

Preparatoria Regional de Tala

El caos o simplemente “caos” suele definirse o pensarse como la falta de orden, lo impredecible, lo errático, todo aquello que sea confuso o incluso, en un sentido mitológico, lo existente antes de la existencia misma; pero ¿hasta qué punto es esto cierto?
     A lo largo de la historia, el caos se ha presentado como algo negativo, ya que constituye una dualidad con el orden, que socialmente es visto como algo positivo, algo bueno. Sin embargo, el caos no es solamente infame desorden, sino que es una forma de inquirir en la naturaleza y el cómo esta se maneja.
     En la década de los ochenta, las palabras caos y teoría eran palabras que muy difícilmente se veían juntas; esto cambió cuando James Gleick, en el año 1987, publica su libro Caos, la creación de una ciencia, donde muestra un método para ver orden donde antes sólo se veía irregularidad, anomalías, fenómenos inconstantes e inconsistencias, es decir, caos. Esto sirvió como base para analizar desde las variaciones del ritmo cardiaco de un corazón, hasta describir cosas como el conjunto de Mandelbrot.
     Dejando de lado ese punto de vista un tanto más técnico, que no hace que la irregularidad del caos sea menos cautivadora y que permite comprender las cosas de una forma más parecida a una regla general, pasamos a contemplar el caos en lugares más sencillos, peculiares y, sobre todo, agradables para los sentidos de cualquier persona.
     El caos lo podemos encontrar en un fenómeno meteorológico que para muchos, incluyéndome, incita a un estado de relajación, serenidad e inspiración, incluso llevándolos a la ataraxia más plena, donde su mente trabaja mejor y crea las mejores ideas, inundándose de algo ininteligible para otros, sólo comprendido por sí mismo (como en este mismo instante me sucede, donde mis manos se mueven solas y mi conciencia sólo examina las palabras con las que voy componiendo este escrito).
      La inconstancia de la caída de las gotas de lluvia es algo que sosiega todos los sentidos, desde la vista, al mirar cómo caen las gotas y van cambiando ligeramente el color del suelo, para, pasados algunos minutos, poder admirar los caminos de agua por las calles; también puede excitar nuestro oído, con el sonido que producen al toparse con cualquier superficie en su viaje conducido por la gravedad, y la melodía que componen estos irregulares sonidos, que ocurren de forma intermitente, es una de las mejores; debes sentirte afortunado, porque nunca en ningún otro lugar del mundo, ni en cualquier otro tiempo podrá escuchar esa bella música que las nubes compusieron para ti. Existen personas que además de  satisfacerse con este regalo material del cielo, pueden permitirse sentir las gotas, esos pequeños golpecitos por todo el cuerpo sin duda son una de las mejores sensaciones, o incluso  hay quienes pueden saborearlas. Lastimosamente, ninguna de estas dos últimas me puedo permitir, porque soy demasiado enfermizo. Al cesar la lluvia, asoma tu cabeza por la ventana y deleita tu olfato con uno de los mejores olores que alguna vez en tu vida vas a experimentar; el aroma que emana de la tierra mojada, me atrevo a afirmar, es de las mejores fragancias que he advertido con mi nariz griega, un aroma simple pero difícilmente mejorable.
            Toda esta irregularidad, toda esta inconstancia, toda esta anormalidad, todo este caos que hace que experimentemos tan agradables sensaciones es una prueba sencilla -que toda persona que alguna vez se haya topado con la lluvia puede confirmar y aseverar, de lo contrario estaría mintiendo-, demuestra lo virtuoso -ya sea en este sentido sensitivo, en uno más estético o incluso práctico- que es el caos.
     El caos puede manifestarse en problemas cotidianos, dentro del hogar, verbigracia, un grifo que gotea y que a pesar de que puede llegar a ser una gran molestia, si esto ocurre en repetidas ocasiones o por un largo rato, no le quita lo interesante que puede ser notar su caos.
     Esto requiere un poco de paciencia. Lo asombroso de este pequeño evento es algo que vale la pena experimentar por ti mismo, estoy en posición de asegurarte eso será significativamente mejor que la imagen mental que mis palabras puedan llegar a brindarte.
     El caos en un grifo que gotea se presenta tras pasar unos minutos, pues al inicio aparecerá un goteo constante e insípido, sin embargo, si continúas observando, y lo haces con detenimiento y vehemencia, puedes llegar a percatarte de que ese goteo ya no consiste en una sola gota, sino que en un mismo momento se desplomarán hacia la superficie del lavabo dos pequeñas gotas de agua; esto todavía no llega al caos, es necesario continuar observando ese aún constante goteo para que, llegado a un punto, puedas admirar lo errático que es, ese fluir acuoso que nunca, mientras siga ese goteo, podrá presentar dos con las mismas características, es decir, con el mismo número de gotas, el mismo tamaño de estas ni la secuencia con la que caen. Estas propiedades en conjunto no podrán verse más en ningún otro goteo de este grifo ni, tal vez, en el goteo de ningún otro grifo.
     Lo anterior nos muestra que las cosas formadas por el caos son únicas, irrepetibles, singulares y, por lo tanto, exclusivas de un momento. Esta cualidad de las cosas formadas por y en el caos es otra de las razones por las cuales el caos me parece algo tan fascinante.
     Cambiando a un sentido más existencial, el caos me parece una buena forma de explicar el todo, de cualquier forma que este concepto sea concebido; ya sea en el sentido técnico o en ese especial sentido espontáneo y errático que sólo puede poseer algo sublime como el caos. Existen eventos y fenómenos que parecen no tener explicación, desde cosas pequeñas hasta acontecimientos de magnitudes astronómicas, como la formación de planetas o incluso galaxias que, a partir de las reglas conocidas, no deberían existir, ni siquiera haberse formado y mucho menos continuar siendo.
     En todos esos casos que no pueden ser comprendidos por las reglas y leyes conocidas, es donde entra el caos, donde no solamente puede darle sentido a estas extrañezas de la existencia, sino también a la existencia misma.
     Me veo en la necesidad de expresar el agobio que me genera la existencia, y mucho más el motivo o sentido de esta, ya que en muchas ocasiones parece no tenerlo. Estamos acostumbrados a simplemente vivir, a no cuestionar la razón de nuestra existencia para no complicar la vida más de lo complicada que es per se, sin embargo, tras decenas de horas haciéndome la misma pregunta “¿para qué estoy vivo?”, creo que he encontrado en el caos una respuesta convincente a esta pregunta, o al menos para mí. En un universo que se mueve por leyes, que existe siguiendo razones perdurables, una pequeña vida, que no constituye ni el más mínimo porcentaje de aquel, carece totalmente de sentido, ya que en ese universo algo que no tiene una razón de ser es absurdo, incongruente e incomprensible; en caso contrario, en un universo que se mueve a partir de las “leyes del caos” no necesita una razón para existir, en ese universo todo evento es diferente de cualquier otro, toda existencia, por más pequeña que sea, es válida por el simple hecho de existir y ser diferente al resto de la existencia.
El caos está en todos los lugares del universo, desde galaxias cuya formación no debería haber ocurrido, hasta algo tan simple como un grifo que gotea, por eso desde hace tiempo considero al caos algo fascinante, aterrador y hermoso, pues a pesar de las connotaciones que pueda tener, parece ser lo único que le da sentido a la existencia.



 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting