Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
93
Contactar
Buscar
94
95
96
97


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Poemas / Madhav Kaushik PDF Imprimir E-Mail

La reencarnación

Mientras subías las altas escaleras
de aquel templo,
me tomaste de la mano
y contaste tantas leyendas de amor,
la imagen de la eterna amada Radhika
apareció en lontananza
a la orilla del río Yamuna,
oí las dulces tonadas de flauta llegando de algún lugar.
Tú pasaste el arte a mi palma,
mi cabeza supo inclinarse ante el himno sagrado
y con hondo gesto susurraste a mi oído:
«Cualquier deseo que pidas
te será concedido».
Y yo cerré mis ojos,
recurrí a todos mis poderes mentales
y tan sólo murmuré pidiendo a mi deidad:
«Si fuera posible, en la otra vida,
tras ésta y en todas las que sigan,
bendecidme con la intimidad
de esta misma compañera».
No más dicho, sonó un gong al instante,
tembló con el clamor de campanas el templo,
algo como una concha resonó en mi corazón.
Y tú murmuraste a mis oídos:
«Abre los ojos ahora».
Ví ante mí la reencarnación.

 

El encuentro con uno mismo

Estoy muy inquieto hoy
al reunirme conmigo mismo,
mi cara se tensa con
la carpa falsa de una alegría transparente,
los ojos como tinteros secos de colorantes simpáticos.

Las uñas de los dedos,
más largas que espadas,
los dientes de antropófago rechinantes.

En mi seno
algo como una pitón respira,
algún asesino implacable por dentro grita.

Mi ser real es tan cruel,
tan espantoso.

Antes de que los demás me vean,
justo antes de ese momento
me apresuro y corro
a disfrzarme con la prenda de la civilización.

 

Versiones del hindi de S. P. Ganguly.



 
< Anterior   Siguiente >

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting