Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
93
Contactar
Buscar
94


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Acurruco en el andén / Alejandrina Rodríguez PDF Imprimir E-Mail
Alejandrina Rodríguez / Lic. en Letras Hispánicas-CUCSH / 2017 A

 

"Supongo que nos reímos para olvidar que somos mortales."
Woody Allen

Así como la esfera emerge por isotropía en el mundo inerte, así nacieron los trenes en los vertebrados globos oculares de un joven. Cuando bebé, fue la moneda y no sus padres quienes decidieron su nombre. Bregan Burdel siempre fue una cuestión de azar. Su insistencia porque le llamáramos Brian era exagerada. Pero ese no era el punto, si es que lo hay. Todas las mañanas podía existir una línea de observación si así quisiéramos explicarnos el comportamiento del susodicho: el andén. Lo cierto es que nunca lo veíamos y las pocas veces que llegaba a la escuela jamás tomaba la primera clase, aunque fuese la mejor del mundo. Bregan tomaba el tren para cada uno de sus destinos, pues no había otro medio de transporte en la ciudad. El engranaje de la estación siempre lo esperaba interrogante, pues aun pagado su pasaje, ni el propio Bregan sabía si tendría las agallas para abordarlo. Si el flujo de gente lo obligaba a estrellar sus mejillas en otras mejillas, él decidía sentarse a esperar el siguiente. Si las manos salían como tentáculos de las puertas, él decidía sentarse a esperar el siguiente. Si Bregan no conseguía sostener su libro y su existencia en el vagón, él decidía sentarse a leer y esperar el siguiente.
Y jamás volvió a subir.

 

 
< Anterior

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting