Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
89
90
91
92
Contactar
Buscar


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Gabriela d’Arbel / Sonora mancha en el piélago PDF Imprimir E-Mail

Las ondas apenas se propagan,
      imagen espumeante,
      una botella vacía de réplicas.

Toda mi creencia se desliza sobre
      kilómetros de piélago,
      arjé del cosmos.
      Se escucha una voz abismal y salina.

El sonido es evidencia de una mancha
      de galápagos que llama en lo profundo.
      Vibración reiterativa, en el sordo
                                                                   espacio vital.

 

 
      Sonoro en el fuego

Un temblor armónico brota.
      Puedo escuchar el magma.
      Me siento conectada al núcleo.
      Cabalgo el fuego, es murmullo,
      y apenas lo abriga el tímpano.

Todo colisiona en fricción de piedras, 
      ceniza sónica irremediable,
      doy pasos al borde,
      todo es un nuevo paisaje y Catana quiere gritar.

 

Sonoro por dentro y por fuera de la fisura

Tonalidad naranja, sed, una suculenta habita la grieta. Un desierto silba desde las arterias, hay dunas sonoras, son fósforo, hikuri, magnesio. Todo comenzó con un venado que bramó en el páramo. Luego un disco ardiente liberó la luz, gira a las 5:30 a.m. Tatewari nos guía por la ruta. Se escucha un ¡track! todo es movimiento acelerado. Es difícil guiar una esfera cuando se infectan de temporal, luego las excavadoras rugen y arrancan de raíz los últimos días que se niegan a dejar la sierra.

 

Sonoro como si saliera de un vendaval

Un monzón guarda en su vientre
      un sonido grave, reconfortante,
                                                            el día se gasta.
      No todos entienden qué significa 
      la misiva.
      Se detiene el tráfico unos segundos,
      tomo aliento como si saliera de un vendaval.
        
      Una fila de hormigas acróbatas,
      aprovechan mi aletargo,
      roban granos de azúcar y arcaísmos.

Escucho mi voz resucitar en la despensa,
      junto a latas de espárragos.
      Ahora tengo preparados los oídos
                                                      y sin más la ligereza retorna.



 
< Anterior

https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting