Bienvenido
51
52
53
54
55
56
57
58
59
60
61
62
63
64
65
66
67
68
69
70
71
72
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87-88
Contactar
Buscar


Designed by:
SiteGround web hosting Joomla Templates

Luvina 83 / Sabor

 

Luvina 83

 


Dédalo
fue el primero que fabricó una mesa y una silla. Para que el acto de comer, que viene de edere y del prefijo com (con), se lograra en su amplia acepción: comer en comunidad. Porque comer significa también ejercer el sentido del gusto, ejercer el entendimiento de ese sentido. Saborear. Convivio entre los griegos era beber en compañía. Victus es comida porque mantiene la vida; invitar es, entonces, «llamar a alguien a una comida». Compartir el vigor y deleitarse con las delicias de los sabores.

Como escribir, cocinar es hacer tangible un sueño, llevar a la realidad la alquimia de palabras en la creación poética y de olores y sabores en la creación culinaria. En ambas, el resultado convoca a todos los sentidos. Y acerca la memoria en la que llevamos esa sabiduría ancestral. El saber y el sabor que nos forjaron como personas.

La comida que proviene del espíritu y nos lleva a la meditación, al recuerdo, a sentir nuestro cuerpo animalizado a causa del hambre; a percibir el gozo de los órganos cuando comemos, y cómo el estómago se disciplina, y cómo deja de ser ajeno y se vuelve palpable y cercano.

En este número, Luvina ofrece a sus lectores escenarios, tramas, desenlaces, donde la comida despliega situaciones contrastantes y enigmáticas; diferentes abordajes de este acto tan remoto en la práctica cotidiana de los seres humanos y tan extraordinario. En sus páginas, el lector podrá paladear relatos o quedarse con imágenes y situaciones sublimes o abruptas. Cada texto nos ofrece diversos entresijos, diferentes paisajes, emociones escondidas.

No obstante, Luvina también se asoma a una de las tragedias más inesperadas: comer sin hambre: sólo un pequeño porcentaje de la población del mundo se enfrenta a este hecho. Los excesos del capitalismo han llevado, paradójicamente, a que un pequeñísimo grupo de personas no disfrute ya de las maravillas que le ofrece la sofisticada comida gourmet (o los alimentos simples al alcance de la mano) porque el apetito se le esfumó. Esta gente está rodeada del hambre de millones de seres humanos, pero la supervivencia no es un problema para ella. La acción básica de la vida se ha olvidado: el instinto está apagado en medio de la abundancia. El gusto por la asimilación de la realidad se ha perdido. Si no buscamos la mejor comida porque ya estamos satisfechos de antemano, ¿qué sucede con el amor, el conocimiento, el arte?

Por otra parte, entregamos al lector un texto inédito en español del escritor italiano Umberto Eco, como reconocimiento póstumo. Asimismo, rendimos un homenaje a nuestro amigo y gran poeta Eduardo Chirinos, recientemente fallecido.

Por último, queremos expresar nuestra tristeza por la partida del poeta uruguayo Enrique Fierro, colaborador de Luvina


https://luvina.com.mx/foros, Powered by Joomla! and designed by SiteGround web hosting