En el principio fue el asombro el ingrediente con el que se fundó el bloque del mundo que con el tiempo dieron en llamar América Latina, esa tierra prometida que bajo la óptica europea era una fuente de oro y riqueza y donde conquistadores y conquistados se encontraron por primera vez con dos historias distintas y concepciones opuestas de la vida.